Conseguir clientes sin que sepan que estás vendiendo

*Ojo, solo debes hacer esto si lo que vendes es ‘realmente bueno’.

Por que para conseguir clientes sin que sepan que estás vendiendo es una tarea realmente laboriosa, y que solo si tienes un gran producto y conoces muy bien todo lo que ofreces, podrás usarlo.

Normalmente actuamos de forma totalmente vendedora, una venta en la que la persona que nos percibe, nota realmente que le estamos vendiendo. Y aun que te esfuerces mucho, siempre pueden pasar estas dos cosas:

  1. Logras captar la atención y convencer a la otra persona de que pruebe tu producto.
  2. Ejecuta su primer pensamiento de ‘no me interesa lo que dices’ y acaba por no comprarte por muy bueno que sea lo que vendas.

Esta forma de vender, como ya he dicho en otras ocasiones (ahora para tu a buscar dónde lo dije) es la forma de vender del ahora. Lo que nos ha tocado querido lector.

Yo no creo que tengamos una situación mas difícil que cuando ibas de puerta en puerta vendiendo o de casa en casa.

Es mas, creo que la oportunidad que nos dan ahora para vender, es la mejor que nos podían ocurrir. Tenemos la oportunidad de vender de forma totalmente natural, sin necesidad de ser vendedor, u sobre todo, consiguiendo un alto nivel de repetición en la compra.

 

¿Que de qué hablo? De conseguir clientes

¿Cómo? A eso vamos.

Lo primero es tener muy claro lo siguiente: Para lograr una buena venta, queremos ofrecer lo mejor de nosotros, el mejor producto y el mejor servicio. No queremos hacer una venta agresiva al estilo Wall Street.

Lo voy a resumir en tres grandes rasgos o lo que es lo mismo, tres cosas imprescindibles que debes hacer para conseguir clientes y parecer que no les vendes.

  1. Establecer una relación muy afín con tu cliente: ¿Qué es afín? Pues lo que queremos es que aconsejes a tu cliente lo mejor par el, que te olvides del beneficio propio y pienses en los demás. Que vayas a ayudar a tu cliente por encima de ganar dinero tu mismo. Queremos ser asesores de nuestros clientes y lo demás ya vendrá.
  2. Habla de tu producto de vez en cuando, pero sin agobios: Debemos empezar a incorporar en su subconsciente, algunos pensamientos que relacionen tu producto con su necesidad. No se trata de empezar a meter en cada frases: ‘lavadora’, ‘lavadora’, ‘lavadora’ (joder, no os imagináis lo que me cuesta poner comillas…. . Para que al final te compre una lavadora. Estoy hablando de empezar a enseñar tu parte de la solución indirectamente, como quien no quiere la cosa. Al final te saldrá natural, y verás que es lo mas normal del mundo.
  3. Invita a la prueba sin compromiso: (Ostia, esto si suena a venta directa, vale!). Pero la confianza que da la prueba de un producto, si estás totalmente convencido de que le va a funcionar, llevará a una relación todavía mas afín y de mas confianza, lo que al final provocará una compra del Mesías. (¿Qué, qué?, pues alguien que luego te recomendará)

Que te va a llevar mucho tiempo y trabajo, si. Nadie dijo que iba a ser fácil. Pero esto es parte del trabajo que tienes que hacer en tus sesiones de networking, o ¿es que todavía no has empezado?

Puedes usar poco a poco esta nueva técnica, no te quitará tiempo, no te trastocará tus planes y no repercutirá mas que de manera positiva en tu cuenta de resultados. A que no se pierde nada. Ya sabes, hay que probar y probar para conseguir acertar.

¿Sabes cuál puede ser tu última decisión de esta semana laboral? Haz el curso para atraer mas clientes a tu negocio, si te apuntas empezamos mañana mismo y verás que después de los cinco días, no te arrepientes de haberme leído ;) Garantizado, si no, te devuelvo el dinero (ahh, no! que es gratis, pues mejor, menos excusas)

Deja un comentario